Sobre mí

Mi nombre es Paloma, investigadora por naturaleza y encantada de ser partícipe del bienestar de las personas. Disfruto enormemente enseñando todo lo que el mindfulness y el movimiento consciente pueden aportar. Además para mi es muy gratificante comprobar como las personas en pocos meses aprenden a bajar el nivel de estrés, a confiar en sus aptitudes y a disfrutar de los pequeños momentos que todos tenemos al alcance. En definitiva, a aceptar con otro talante la vida que nos ha tocado vivir.

Quizás algo que me caracteriza es intentar hacer fácil lo que parece difícil y eso es lo que trato de transmitir. Aunque medito desde hace años … para mí la técnica mindfulness ha sido fundamental

Mi nombre es Paloma, investigadora por naturaleza y encantada de ser partícipe del bienestar de las personas. Disfruto enormemente enseñando todo lo que el mindfulness y el movimiento consciente pueden aportar. Además para mi es muy gratificante comprobar como las personas en pocos meses aprenden a bajar el nivel de estrés, a confiar en sus aptitudes y a disfrutar de los pequeños momentos que todos tenemos al alcance. En definitiva, a aceptar con otro talante la vida que nos ha tocado vivir.

Quizás algo que me caracteriza es intentar hacer fácil lo que parece difícil y eso es lo que trato de transmitir. Aunque medito desde hace años … para mí la técnica mindfulness ha sido fundamental

Mi forma de trabajar

En las sesiones me gusta ir despacio, sin forzar…respetando los ritmos de cada persona. Creo que no podemos pasar de una actividad repleta de estímulos a tener que estar sentad@s y sin movernos. Por ello mi forma de trabajar es ir incorporando la meditación informal a través del movimiento, estando presentes, viéndonos y descubriéndonos en cada gesto, en muchas ocasiones con un marco de música de fondo que nos facilita enormemente el ejercicio. A la vez que vamos integrando la práctica de la meditación sedente.

Tras varios años haciendo cursos y retiros, me di cuenta que las personas, una vez acabado los encuentros, dejaban de lado la práctica formal. Así que decidí sortear esta dificultad desarrollando una meditación sencilla, estructurada pensada sobre todo para personas que hayan tenido poco o ningún contacto con el autodesarrollo y en la que sin esfuerzo puedan atravesar estados ansiógenos para poder meditar plácidamente.

Mi trayectoria profesional

Mi primer contacto con el crecimiento personal fue con la práctica de yoga, me entusiasmó y acabé formándome en la escuela Sanatana Dharma de Cestona (Guipúzcoa). Seguí probando más disciplinas que empezaron a modelar lo que yo quería ofrecer, en este camino me encontré con la macrobiótica, con disciplinas de movimiento como son la danza oriental, 5 ritmos, ecstatic dance, yoga danza etc.. hasta que la Biodanza llegó a mí. Descubrí como podemos acceder a nuestro enorme potencial simplemente a través del movimiento del cuerpo.
Somos la expresión de lo que habita en nuestra mente y cuando nos abrimos, flexibilizamos y fluimos a nivel corporal todo puede empezar a cambiar a nivel interno. Me formé en la escuela internacional de biodanza y posteriormente en “Biodanza Otra mirada” con Vitor Lemelle, también he asistido durante un año como alumna a clases de Biodanza SRT con Fernando Tucho.
He intentado recoger lo que más me llega de cada una de ellas pero mi forma de trabajar es desde el método “Otra mirada” centrándonos más en el movimiento humano, siendo conscientes que cambiando nuestro movimiento podemos cambiar nuestro estado anímico y nuestra forma de relacionarnos con la vida.

He recibido formación Mindfulness y técnicas de reducción del estrés en la Universidad Complutense de Madrid y decidí incorporar esta herramienta al movimiento. Considero que la fusión en este tipo de actividades o en el arte, la gastronomía o la música siempre es un acierto.