Mindfulness

Vivimos en piloto automático y generalmente con mucha agitación mental, haciendo una cosa pero pensando en otra, y en otra… Somos viajeros en el tiempo… nos sorprendemos constantemente pensando en el pasado o proyectando hacia el futuro, el presente lo habitamos poco o nada. Somos esclavos del contenido de la mente: Pensamientos, emociones, diálogos mentales.

Mindfulness está en auge, así como meditar, pero creo que hay cierta confusión en saber que se hace exactamente y he de decir que no es difícil meditar, pero llevamos una vida con tantos estímulos, que quizás lo que más cueste sea dar ese primer paso de PARAR. Pero mindfulness no sólo es sentarse a meditar, es algo más…podríamos decir que es un estado, es estar presente en lo que estás haciendo, relacionarte con lo que se mueve momento a momento.

Con la práctica accederás a ese espacio de calma y silencio que vive en ti, y ésto te permitirá una actitud menos reactiva ante las situaciones que se te presenten.

No se trata de evitar o cambiar eso que no te gusta o que te genera estrés o ansiedad. Las circunstancias serán las que tengan que ser, pero vas a aprender a relacionarte con esa realidad de una nueva forma, mucho más consciente. En definitiva podemos reducir preocupaciones y sufrimiento, simplemente dejándonos de identificar con pensamientos, hechos o emociones. Situarnos en la posición del “espectador”, observando las cosas, sin juicios, tal y como son.

Aprenderás a conocerte mejor y tu práctica beneficiará también a las personas que comparten la vida contigo.

Con la práctica Mindfulness conseguirás:

  • Adquirir mayor consciencia corporal
  • Sentir las emociones en el cuerpo y aprender a gestionarlas
  • Reducir el flujo de pensamientos negativos
  • Observar la realidad tal y como es.
  • Entrenar tu mente focalizando la atención en el momento presente.
  • Aprender a meditar
  • Ser capaz de parar, observar, dejar de identificarte, para poder dar una respuesta adecuada frente a los estímulos.

Recibirás material de trabajo: Audios, textos, vídeos, meditaciones guiadas… para profundizar y reforzar en casa lo aprendido en las sesiones.

Testimonios

Sin darme cuenta me encuentro más relajada en mi vida diaria, tomando distancia ante cualquier incidente. Haciendo las cosas del día con mucha más conciencia y tomándome mi tiempo.
Practicar mindfulness me ha permitido vivir el momento presente, darme cuenta que siempre estaba en piloto automático y en opción multitarea, estresadísima y francamente sin disfrutar de nada en concreto.
Mi mente siempre estaba ocupada planificando en lugar de disfrutar del momento, del segundo, del presente, que es lo único real que tenemos.
Con la atención plena he aprendido a respirar, a parar, a observarme y a no reaccionar como un resorte ante cualquier adversidad, siento que ahora domino mi vida y no al revés.
He aprendido a meditar!! Con todo el material que nos envía Paloma de forma semanal, he podido seleccionar cual es la forma de meditación con la que menos me cuesta ponerme a ello.
Decidí apuntarme con la intención de relajarme, pero he encontrado una herramienta que me ha dado mucho más, conocerme a mi misma, aprender a integrar la meditación en mi vida.
No me salto mis 10 minutos de meditación diarios, que me aportan tranquilidad, que me permiten sentirme, ya que vamos tan deprisa que no somos conscientes de como nos encontramos.
Me ha enseñado a vivir en el presente, que no es poco. A practicar desapego, a conocerme mejor, a apreciar más las cosas, a aceptar, a observar, a detenerme en las sensaciones.
Mis circunstancias no han cambiado pero si mi percepción, he aprendido a relacionarme mejor con lo que la vida me va trayendo.
He aprendido lo importante que es dedicarse tiempo a uno mismo, a pensar, a sentir, gracias a esta actividad no me han hecho falta psicólogos para superar el momento que estaba pasando.
Soy bastante perezosa y durante estos meses deseo que llegue el jueves y tener esas dos horas únicamente para mi. Afronto la vida desde otros puntos de vista y con más calma
Son pasitos pequeños, pero cada día incorporo más momentos de consciencia, ya no me involucro tanto con mis problemas.